martes, 12 de octubre de 2010

Reinados mayas

El rey constituía el centro de la vida política, religiosa y social de las ciudades mayas. Vivía en un gran palacio rodeado de lujos, de sus varias mujeres y concubinas, una multitud de hijos, familiares reales y asistentes y consejeros. Otros miembros de la familia real probablemente eran los sacerdotes más importantes de la ciudad.
En el interior de sus palacios había pieles de jaguar, animal asociado a la realeza; objetos de oro, plata y piedras preciosas; y plumas de quetzales y de otras aves. Además, sus habitaciones estaban adornadas con murales y todo tipo de cortinas, canastas, cerámica elegante y cojines de fino algodón.
Para comer, los reyes y nobles gustaban de todo tipo de manjares: venados, tapires, faisanes, pescados, mariscos cocinados con hierbas y regados con bebidas de cacao. Para su recreación se organizaban espectáculos que incluían músicos, danzantes, saltimbanquis y bufones, entre ellos enanos. En otras ocasiones los reyes mismos bailaban, a veces disfrazados o transformados en sus animales compañeros, a veces poseídos por alguna deidad.
La intoxicación también formaba parte de las costumbres de la corte, tanto para propósitos religiosos como para la simple recreación. Los reyes y sus acompañantes utilizaban bebidas alcohólicas como el balché, así como tabaco silvestre, mucho más fuerte que las variedades modernas, y hongos alucinógenos.
Sus ropas eran lujosas y se adornaban con plumas preciosas. En las imágenes de los murales de Bonampak podemos ver algo del que rodeaba a los gobernantes mayas y a su corte.
Obligaciones de los reyes
Los reyes dedicaban tiempo y atención a los asuntos de Estado, como la resolución de pleitos entre sus súbditos, negociaciones políticas con otros reinos y la recepción de tributos. Las ceremonias públicas eran parte importante de su actividad: recibían a los gobernantes de ciudades vecinas, ofrendaban sangre para su propia coronación o para la designación de un heredero en presencia de los miembros de su corte. Antes de partir para la guerra, el rey realizaba una ceremonia de bendición en la que participaban sus parientes, o bien se casaba en varias ocasiones.
Fuente:
Navarrete Linares, Federico: La vida cotidiana en tiempos de los mayas. México, Editorial Planteta / Ediciones temas de hoy (colección Historia), 1996.



Ahpop del Reino K'iche'
(reinados por generaciónes)


B'alam Kitze ~1225–~1250
K'ok'oja ~1250–~1275
E, Tz'ikin ~1275–~1300
Ajkan ~1300–~1325
K'okaib' ~1325–~1350
K'onache ~1350–~1375
K'otuja ~1375–~1400
Quq'kumatz ~1400–~1435
K'iq'ab' ~1435–~1475
Vahxak' i-Kaam ~1475–~1500
Oxib-Keh ~1500–1524